Empecemos por las definiciones clásicas de antivirus.

“Los antivirus son programas que fueron creados en la década de los 80 con el objetivo de detectar y eliminar virus informáticos. … Actualmente, los antivirus reconocen diferentes tipos de virus como malware, spyware, gusanos, troyanos, rootkits, etc”

Igualmente y por definición entendámoslos como unos “programas capaces de reconocer y eliminar programas dañinos que alojados en la memoria del ordenador alteran su normal funcionamiento”. Esta alteración puede llevar incluso a la pérdida total de la información de los sistemas, incluidos aquellos que no habiendo sido infectados directamente se encuentran en la misma red corporativa o doméstica.

Visto así son geniales. Con sólo instalarlos estamos a salvo de estas graves amenazas, ¿o no? La respuesta es un no rotundo. Hay diferentes cuestiones a poner sobre la mesa.

  1. La importancia de elegir un buen antivirus. No, no son todos iguales. No son igualmente eficaces ni de forma remota. Los hay que incluso pueden parecer más un problema que una solución.
  2. No pueden eliminar todas las amenazas. Tan sólo las que reconocen como tales serán eliminadas de forma automática. Para las demás hay que contar con algo de pericia por parte del usuario. La navegación por páginas que nos ofrecen valiosos programas, series y películas de forma gratuita causará, sin duda alguna, la exposición a numerosos malware.
  3. Hay que permanecer atentos a los mensajes que nos proporcionan los antivirus en pantalla. Si los obviamos (los mensajes) podemos estar dando permiso a los programas atacantes a nuestro sistema.
  4. Su eficacia se desploma cuando el sistema ya está infectado. Es decir, son una forma profiláctica de seguridad. Una vez infectado el sistema su trabajo se vuelve mucho más complicado y en ocasiones infructuoso.

Para resumir. A nosotros nos gusta decir que los antivirus son un “mal necesario”, que no hay ninguno eficaz al 100%, pero que sin duda alguna  los hay mejores y peores.

Os sugerimos dos alternativas en virtud de vuestra intención de gastar algo de dinero en estas soluciones o no.

  1. Soluciones Kaspersky Antivirus, muchas y diferentes unas de otras y a mi entender ofrecen la mejor calidad-precio del mercado. Desde 20€/año.
  2. Avast Free si por el contrario, y a pesar de todo, creemos que es un gasto innecesario, una creencia errónea pero muy común. Al menos con Avast, tendremos algo sólido.

Próxima parte: Tipos de virus, malware etc… y en qué nos pueden afectar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *