La Ciberseguridad desde cero. El Firewall o Cortafuegos.

Es un elemento fundamental pero poco conocido, de hecho, en alguna ocasión, todos hemos escuchado el término pero por regla general sin entender el alcance de este dispositivo o sistema.

Voy a concretar. Por definición es un sistema empleado para brindar protección a una computadora o una red impidiendo el acceso de agentes externos sin autorización. Imaginemos que deseamos entrar a robar joyas en un domicilio pero no sabemos ni la dirección del domicilio ni la población donde se halla, difícil. Pues esa es exactamente la labor del Firewall, nos aísla y oculta de la red (Internet) y sólo aquellos que conocen la “ubicación exacta y tienen las llaves” pueden entrar.

Dicho esto, los tenemos de dos tipos principales:

  1. Los Firewalls de Hardware. Los más seguros. Una máquina, bien sea un PC o algo más específico, cuyo único propósito en la vida es blindar nuestra Red. Siempre irá asociado a un programa gestionable (recomiendo Untangle, basado en Debian y cuyas opciones por defecto de sus aplicaciones facilitan mucho la labor) que proporciona opciones añadidas como antivirus, registros de entradas, etc… En muchas ocasiones se reutilizan PCs obsoletos o viejos servidores como Firewall, la razón es sencilla, exigen relativamente pocos recursos y los programas de gestión son gratuitos basados en Linux. Es decir, un viejo PC nos puede hacer la función sin tener que invertir nada de dinero en ello.
  2. Los Firewalls de Software. Son más comunes y casi siempre vienen asociados a las soluciones antivirus que tenemos instaladas en los equipos. Son menos robustos que los anteriores dado que obligan a nuestros equipos a realizar funciones añadidas que restan recursos al sistema, y como todos sabemos los recursos de nuestros equipos no son infinitos.

Para resumir. El Firewall es un verdadero amigo en una red corporativa, es eficaz, es barato y es fácil de configurar, casi siempre de forma automática. Un blindaje casi invisible y un enorme aporte de seguridad añadido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *